directora_superestalvi

“Es un honor tener una clientela de tantos años tan fiel a Superestalvi”

Caterina Capdevila, cuarta generación de esta cadena de supermercados, se estrena inaugurando su flagship en el Mercat de Les Corts. Con esta acción, la cadena de supermercados Superestalvi no solo estrena nuevo establecimiento. El nuevo cambio generacional es también una evolución hacia un nuevo modelo de tienda funcional, intuitiva, cómoda y adaptada a las nuevas generaciones.

“Nos estrenamos con dos secciones nuevas: congelados premium y una bodega. Y ampliamos otras como infantil, cocina internacional y mascotas”. Anuncia Caterina Capdevila, directora general de la cadena.

Una adaptación a los nuevos tiempos que pasa por una ampliación de horarios, para facilitar la compra teniendo en cuenta la jornada laboral. Algo que valoran especialmente los clientes. “La proximidad, la atención personalizada, la ubicación en los barrios donde hay mercados son aspectos que nuestros clientes valoran muy positivamente”.

Pero si hay algo que los vecinos de Barcelona aprecian, es la estrecha relación que Superestalvi tiene con los clientes. “No son uno más, sino que son parte de Superestalvi. Se sienten escuchados, en casa y la atención es personalizada por nuestro equipo de tienda de largo recorrido. La mayoría de nuestro personal lleva más de quince años con nosotros por lo que conocen perfectamente al cliente y sus necesidades”.

La competencia actualmente es muy fuerte, son muchas las cadenas de supermercados que forman parte de multinacionales y cada vez resulta más complicado a las empresas familiares competir con los grandes . “El sistema está diseñado para proteger a las grandes empresas. Las pequeñas nos quedamos atrás, y solo nos queda el que los clientes y vecinos crean en nosotros porque conocen nuestra trayectoria, nuestro personal y se sienten en casa”.

Pese a la dificultad de atraer a nuevos públicos como son, las nuevas generaciones, Caterina se siente muy afortunada por el nivel de fidelidad de sus clientes: “Es un honor tener una clientela de tantos años que es muy fiel a Superestalvi y los comercios de barrio”.

Seguir la intuición y la energía de las generaciones pasadas que les han formado y traspasado los valores de la empresa, es la clave de un negocio familiar. Un negocio que, hoy por hoy, cuenta con seis establecimientos en la ciudad condal y lleva funcionando más de un siglo en los barrios de Barcelona.