Superestalvi te ofrece el lado más dulce de Halloween

Dicen que somos de tradiciones y, si se trata de fiestas, nos las apropiamos todas para tener siempre un motivo de celebración. Halloween es la víspera de Todos los santos, por lo tanto, se celebra cada 31 de octubre. Se trata de una fiesta pagana que proviene de un antiguo festival celta con más de 3.000 años de historia conocido como Samhain o fin del verano.

Los irlandeses celebraban el nuevo año celta del solsticio de otoño. Se creían que, durante esa noche, los muertos “cruzaban al mundo de los vivos”, de modo que colocaban velas para indicarles el camino.

En 1840 la fiesta aterrizó en EE.UU. y Canadá gracias a los inmigrantes irlandeses, aunque no se popularizó hasta el año 1921. Su máximo esplendor fue en la década de los 70-80 por el auge del cine.

El Halloween español

En el estado español, por sus raíces celtas, también se celebra esta tradición vinculada a los espíritus en zonas como Galicia con sus meigas o la Santa Compaña. En Asturias, ya en el S.VIII, los niños salían con farillos a llamar a las puertas, en Castilla hacían farolillos con calabazas y en Madrid se vestían de negro y tocaban una campanilla hasta entrada la madrugada.

¿Truco o trato?

La famosa frase repetida durante la noche de Halloween por todos los niños para obtener, en la mayoría de los casos, sus dulces predilectos.

En Superestalvi hemos preparado un espacio “Especial Halloween” para que podáis comprar todos los dulces necesarios para esta fiesta. Nuestro expositor de Migueláñez dispone de todo tipo de chocolatinas con motivos terroríficos, calabazas, ojos de chocolate, galletas o dientes de Drácula.

Os invitamos a venir a cualquiera de nuestras tiendas para echar un vistazo a nuestro expositor más moribundo…

¿Trato hecho?